Actividades de Estimulación – 0 a 3 meses

Actividades para estimular el área Motora:

  1. Cambiar de posición. Voltéalo a cada lado, ponlo boca abajo, boca arriba, de frente y semi-sentado.
  2. Flexionar y estirar extremidades. Puedes doblar extremidades, arriba y abajo, adentro y afuera, realizar bicicleta con las piernas, o círculos con los brazos.
  3. Acuesta al bebé sobre su lado derecho, sostenlo del cuello y de las piernas y levántalo unos centímetros. Repite del lado izquierdo.
  4. Lleva sus manos hacia el centro del cuerpo, y muévelo de lado a lado.
  5. Llévalo a la posición de semi-sentado agarrando sus manos, llevándolas al centro del cuerpo y halándolo hacia ti muy suavemente.
  6. Utiliza objetos blandos o angostos para que los agarre.
  7. Baila con tu bebe muy despacio y abrazándolo, sosteniendo su espalda y pecho.
  8. En una mecedora puedes relajarlo y estimular el aparato vestibular y el equilibrio.
  9. Acuéstalo boca abajo, y acaricia su espalda o nalgas para incentivar que levante la cabeza (control cefálico). Utiliza objetos llamativos delante de el bebé.
  10. Mécelo con una cobija hacia los lados, hacia arriba y abajo, y hacia adelante y atrás.
  11. Álzalo y balancéalo hacia adelante, atrás, los lados, en círculo y menciona estas direcciones.
  12. Colócalo sobre un balón pequeño boca abajo y balancéalo adelante y atrás, izquierda, derecha y círculos.
  13. Colócale juguetes cerca para que los trate de agarrar.
  14. Estando acostado boca arriba, colócale objetos (no muy pequeños) encima del bebé y bien sostenidos, para que los agarre.
  15. Boca abajo sobre una toalla enrollada (rodillo), sostén al bebé por los muslos y hazlo rodar hasta que manos toque el suelo frente a él. También puedes empujarlo ligeramente por las plantas de los pies
  16. Boca arriba flexiona alternando las piernas a modo de pedaleo.
  17. Presiona con una almohadilla o con tus manos las plantas de los pies para que extienda y doble las piernas rítmicamente intentando empujarse.
  18. Ayúdale a voltearse cruzándole suavemente las piernas hacia un lado.
  19. Estando boca abajo apoya tu mano en la cintura y levanta la barbilla, trabajando la espalda. Luego lleva los pies que toquen las nalgas. Ve mencionándole lo que haces.
  20. Coloca en sus manos un aro o barra pequeña para que la agarre, y lo ayudas para que se mueva de un lado a otro. También puedes halar el aro hasta llevarlo a la posición de sentado o solo 5 centímetros hacia arriba si todavía no se sienta bien.

 Actividades para estimular el área Cognitiva:

  1. Pasa tu dedo en la planta del pie del bebé desde los dedos hasta el talón, para que estire los dedos, y luego devuélvete hacia sus dedos para que los encoja (reflejo plantar).
  2. Coloca tu dedo en la mano del bebé para que lo agarre. Intenta soltarte y verás su fuerza (reflejo de prensión).
  3. Coloca tus dedos limpios en la comisura de la boca del bebé, y buscará tomarlos (reflejo de chupeteo).
  4. Coloca al bebé boca abajo, y cuando esté tranquilo golpea simultáneamente los lados para ver su reacción a sonidos fuertes (reflejo de moro).
  5. Durante cada actividad, mencionarle con qué persona está (“yo soy tu mamá”, “yo soy tu papá”, “tú eres el bebé”).
  6. Muéstrale cada una de las partes de su cuerpo tocándolas cuando esté desnudo.
  7. Llévale manos y pies a la boca.
  8. Ayúdalo a reconocer lo que le rodea describiéndole objetos, lugares y situaciones.
  9. Muéstrale objetos familiares para que asocie (perro de juguete y perro real o diferentes tipos de perros).

 Actividades para estimular el área del Lenguaje:

  1. Háblale todo el tiempo mientras lo bañas, juegas, lo cambias o lo alimentas.
  2. Imita los sonidos del bebé para que los repita.
  3. Incrementa la expresión de sus emociones, ejemplo, déjalo que llore siempre y cuando las necesidades primarias estén satisfechas, permítele quedarse en silencio un rato mientras está despierto, y refuerza sus signos de alegría.
  4. Hazle gestos con diferentes partes de la cara mientras le hablas.
  5. Reforzar la comunicación, respondiéndole a sus sonidos. Utiliza palabras o frases cortas.
  6. Cántale canciones con movimientos corporales.
  7. Cuando lleves a cabo alguna actividad, (ejemplo: darle de comer) repite en voz alta cada una de las acciones que realizas.
  8. Realiza sonidos guturales para incentivar a que los haga con mayor frecuencia.

 Actividades para estimular el área Sensorial:

Visual:

  1. Estimula el seguimiento visual de un objeto, y la fijación en el mismo. Puedes utilizar colgantes, móviles, luces, globos o cualquier objeto de color llamativo. Logra su atención en el centro y muévelo a los lados, lejos y cerca, o permite que los toque.
  2. Realiza este ejercicio en la posición boca abajo. Acomódalo con una cobija enrollada debajo de su pecho.
  3. Cárgalo y muéstrale el entorno.
  4. Cuando lo tengas cargado, colócalo de tal manera que tenga un campo visual amplio, y ve mostrándole y nombrándole cosas dentro de la casa que resulten familiares.
  5. Sienta al bebé y dale un juguete que pueda agarrar. Estírale el brazo y sacude o mueve de lado al otro el objeto para que siga con la mirada sus propios movimientos.

Olfativa:

  1. Estimula el olfato utilizando aromas diferentes en una toalla o esponja (canela, loción, lecha materna, vainilla, etc.). Un aroma diferente cada día, y muévelo para que los busque con el olfato.
  2. Incrementa los aromas con alimentos como manzana, durazno, naranja, banano, etc.
  3. Incrementa los aromas con verduras, flores o tierra húmeda.
  4. Con una toalla o esponja impregnada con el perfume de papá o mamá pásala por su nariz y déjala al alcance para que trate de agarrarla.

Auditiva:

  1. Estimula la audición utilizando diferentes instrumentos y moviéndolos a los lados, arriba y abajo y lejos y cerca para que trate de buscar el sonido.
  2. Ponle música de diferentes ritmos o estilos, déjalo escuchar televisión, personas conversando o ambientes con sonidos diferentes (rio, mar, carros, pájaros, etc.).
  3. Amárrale en manos o pies sonajeros o cascabeles para que asocie sus movimientos con el sonido, y así estimular también la motricidad.
  4. Al hablarle, muévete de un lado al otro para que busque el sonido de tu voz.
  5. Cántale una canción corta y muévelo siguiendo el ritmo.
  6. Léele poemas o pequeños cuentos.
  7. Escóndete y haz un sonido vocal, para que el bebé busque la fuente del sonido. Luego déjate ver y repite el sonido para que asocie el sonido al rostro humano.

Táctil:

  1. Hazle masajes diariamente con tus manos untadas de aceite o con diferentes texturas, para experimentar y discriminar diferentes sensaciones en su cuerpo. Trabaja cada parte del cuerpo mencionando sus nombres. También puedes utilizar temperaturas (toalla mojada en agua fría y luego caliente).
  2. Realiza masajes o actividades de texturas cuando esté desnudo. También acarícialo para que sienta piel con piel.
  3. Déjalo experimentar diferentes climas (calor, frío, viento, sol).
  4. Palmotea sus manos, frótalas en círculos, llévaselas a la boca y a diferentes partes del cuerpo para reconocer la utilizad de sus manos.
  5. Permítele experimentar texturas con sus manos (felpa, ceda, esponja, alfombra, toalla, algo áspero o rugoso, mientras le mencionas qué textura es.

 Actividades para estimular el área Social y Afectiva:

  1. Acarícialo mientras le hablas en un tono suave y afectuoso, llamándolo siempre por su nombre.
  2. Cuando esté ansioso, álzalo, abrázalo y cálmalo con palabras dulces y amables.
  3. Permítele que toque tu rostro mientras le dices “ésta es tu mamá”.
  4. Deja que otra persona cargue al bebé y explícale quién es esa persona.
  5. Muéstrale las partes del cuerpo frente al espejo utilizando principalmente las manos.

 Dedícale tiempo a la relajación y trata de repetir los mismos ejercicios varios días para que se familiaricen y memoricen el juego que quieres compartir con tu bebé. Si utilizas un momento del día para una actividad especial, estás trabajando memoria y anticipación.

No lo abrumes con muchas actividades en un solo día, pues los bebés se cansan rápido y se sobre-estimulan, a tal punto que después pueden rechazar los juegos, o volverse inquietos y ansiosos. Y recuerda que estos ejercicios debes hacerlos en forma de juego, con el mismo amor con que bañas o alimentas a tu bebé.

Todos los derechos reservados 2016 (c) Tu Bambino