Consejos para la Lactancia

  • Darle de mamar a tu bebé muy seguido (aproximadamente 10 veces diarias o más).
  • Dejar que tome todo lo que quiera de un lado, que vacíe bien el pecho succionado con interés y dinámicamente (aproximadamente entre 20 y 30 minutos) y luego ofrecer el segundo pecho. La próxima vez, ofrecerle primero el último pecho para que ambos se vacíen completamente.
  • Alternar las posiciones en las diferentes mamadas ya que así se vacían completamente los pechos y se previenen las retenciones localizadas de leche y grietas del pezón.
  • Retirar al bebé del pecho ayudándolo a abrir naturalmente los labios con nuestro dedo en su boca y separalo lentamente del pecho.
  • Verificar que el bebé esté bien prendido al pecho. El bebé debe tomar la areola (parte oscura del pecho) al mamar, procurando que el pezón quede centrado dentro de su boca. Esto se consigue sosteniéndolo muy cerca del cuerpo, con su pancita tocando la tuya, de manera que su cabeza y su cuerpo queden alineados y no tenga que girar el cuello para mamar.

Para el cuidado del pezón:

  • Es importante airear los pezones para fortalecer la delicada piel que los recubre.
  • Es necesario mantener el pezón y la areola lubricados, durante el embarazo y luego de cada toma. Podemos utilizar una gota del propio calostro, cualquier tipo de aceite de cocina, o crema de caléndula.
  • Tanto el pezón como la areola están recubiertos por una grasa natural que los mantiene lubricados durante el embarazo. Por eso no es conveniente lavar los pezones con jabón, sino simplemente con agua. No es recomendable utilizar esponjas, cepillos u otro tipo de elementos abrasivos que quiten esta grasa protectora.
  • Exponer los pezones al sol, empezando con una toma de cinco minutos diarios ayuda a fortalecer y a elastizar la piel. Es importante que la exposición sea directa (no a través de un vidrio) y que se realice en los horarios de máxima protección y seguridad.
  • Al terminar de dar de mamar, ponerle a los pezones tu propia leche o calostro.
  • Tener al bebé todo el tiempo que puedas con vos. Mucha upa al bebé le da seguridad y le hace bien.
  • Si los pechos en un principio están muy cargados o duros, masajearlos y hacerles baños tibios.
  • Usar un corpiño con la taza un poco mayor para que los pechos no estén apretados.
  • Los pezones pueden ser planos, chiquitos, o con forma de ombligo, estas dificultades se superan con masajes adecuados y haciendo un pequeño agujerito en la punta del corpiño.
  • Tomar bastante líquido: 2 o 3 litros por día. Puede ser agua, jugos, caldo o leche.
  • Descansar el mayor tiempo que sea posible: idealmente una siesta, o 20 minutos de relajación a mitad del día.
  • No tomar mucho té, café, ni bebidas gaseosas.

Todos los derechos reservados 2016 (c) Tu Bambino